Saltar al contenido

Aceite de Arnica

El aceite de Arnica proveniene de manera generalizada de la especie Árnica montana y con origen en las zonas elevadas de Europa y America, la planta de la árnica en su versión de aceite es lo más parecido a un sinónimo de protección muscular, propiedades antiinflamatorias, cuidado de la piel y mantenimiento del cabello.

propiedades aceite de arnica

 

Propiedades del aceite de arnica

Así pues, el aceite de árnica, es un auténtico bálsamo en relación a los dolores musculares, esguinces e hinchazones consecuencia de alguna fractura; además, se le atribuyen propiedades paliativas ante las picaduras de insectos, el engorroso acné juvenil, el lacerante dolor reumático y por supuesto, ante el problema emergente a consecuencia de la pérdida del cabello.

Asimismo, al aceite de árnica se le suman muchas otras propiedades tales como el favorecimiento de la circulación sanguínea, la prevención de las agujetas tras el ejercicio físico y a más inri, tonifica la piel, lo que en consecuencia ayuda a prevenir o al menos disimular las incesantes estrías emergentes de la piel.

Aceite de arnica casero.

Si lo que quieres es disfrutar de las propiedades y beneficios del aceite de árnica casero, lo tendrás fácil, tan solo necesitas dos cucharadas de flores previamente secas y un cuarto de litro de aceite (principalmente de almendras o girasol).

 

Posteriormente, dicha combinación tendrá que pasar por un proceso de maceración durante al menos una semana en un espacio o lugar con nada o limitada entrada de luz, para finalmente ser colado y estar preparado para su uso externo y de manera continuada.

  1. – Necesitarás un envase de vidrio con tapa que cierre perfectamente. (se aconseja esterilizarlo).
  2. – 2 cucharadas de flores de árnica secas (no se aconseja utilizar flores frescas debido a su alto contenido en agua).
  3. – Un cuarto de litro de aceite de origen (se recomienda el de almendras, oliva, girasol, aguacate o jojoba).
  4. – Remueve con cuidado la mezcla para que el aceite se combine a la perfección con las flores.
  5. – Dejar macerar durante 1 semana en un lugar oscuro.
  6. – Colarlo y disfrutar de las propiedades que atesora el aceite de árnica.

aceite de arnica casero

Aceite de arnica para el cabello

En este sentido, no se puede dejar de omitir las verdaderas propiedades del aceite de árnica para el cabello; así pues, entre sus beneficios de uso tópico caben destacar la estimulación de los folículos pilosos, dicho de otra manera, la mayor producción de cabello, una mejor fortaleza del pelo y una más que aparente detención de la caída prematura del cabello.

Además, su uso estimula la prevención y combate en consecuencia la aparición de la caspa, otorgando al cabello un mejor brillo y una mayor salud capilar.

Contraindicaciones del uso del aceite arnica

  • – Como dato enriquecedor, se aconseja no ingerir por vía oral de manera prolongada, puesto que su grado de toxicidad no lo hace favorecedor y puede causar ciertas irregularidades en el sistema nervioso.
  • – No se debe aplicar el aceite de árnica sobre heridas abiertas.
  • – Su uso es meramente externo.
  • – Aunque es un gran aliado frente a las estrías, no se aconseja utilizarlo cuando estás en periodo de gestación, o lo que es lo mismo, embarazada.

En conclusión, el aceite de árnica es sin lugar a dudas un producto de lo más beneficioso tanto de manera muscular como para la piel o para tu preciado cabello; así pues, no lo dudes más y ponte en manos del aceite de arnica.