Saltar al contenido

Aceite de Cannabis

aceite de cannabis

Sí, has leído bien, el aceite de cannabis es el protagonista de este post. La razón es muy sencilla, sus múltiples beneficios para tu organismo lo hacen un aceite esencial único.

Aceite de Cannabis o Marihuana

Se usa en perfumes, velas, comidas o jabones y basta con unas pocas gotas para conseguir beneficios muy potentes para tu cuerpo.

Lo primero que debes saber es que comprar aceite de cannabis o marihuana es bastante complicado. Se consigue sobre todo en otros países que lo usan como medicina y uniéndote a diversos colectivos que lo cultivan entre sí.

Esto es muy importante, asegúrate de donde proviene si te decides a usarlo.

el aceite de cannabis

Efectos secundarios del aceite de cannabis

Es nuestra obligación contarte lo bueno y también lo malo.

El aceite de cannabis puede llevar a una reducción de la capacidad de memorizar y a conseguir en ti una falta de atención. De hecho, su mezcla con otros medicamentos esta totalmente prohibida y, por supuesto, las mujeres embarazadas tampoco lo pueden usar, ni siquiera, durante la etapa de lactancia.

Está prohibidísimo. Nuestro consejo es que, si te decides, empieces por cantidades mínimas.

Beneficios del aceite de cannabis

Como te decíamos, tiene múltiples beneficios y, tomado en muy mínimas cantidades, puede conseguir los siguientes beneficios en tu organismo:

Baja la ansiedad.

Lo consigue al dejar fluir por tu cuerpo la hormona del placer. De este modo se produce en tu cuerpo una sensación de calma total. Viene genial para las personas que sufren de estrés crónico y necesitan una vía de escape.

Para el insomio.

También ayuda a superar experiencias traumáticas y, si sufres de insomnio, puede ayudar a que duermas mucho mejor.

Aumenta el apetito.

Aquellas personas que están interesadas en aumentar de peso lo usan para conseguir que su cuerpo coma más. es decir, si has pasado por una enfermedad y quieres comer, pero sinceramente, no te apetece, el aceite de cannabis puede conseguir que te entre el apetito al estimular tu sistema digestivo.

Pero espera, porque igual que hace una cosa, hace otra, muchos también lo usan para reducir el apetito. Sí, parece una contradicción y realmente lo es. Pero esto tiene una explicación. Existen unas neuronas que son las encargadas de producirnos hambre o falta de apetito.

Dependiendo de la hormona que se active, te ocurrirá una cosa u otra. Cada persona responde de una manera diferente.

Salud ocular.

Sobre todo, en casos de glaucoma en el que se pierde bastante visión a causa de la acumulación de líquido en el ojo. El cannabis lo trata de forma natural y ayuda a frenar la degeneración del glaucoma.

Eso sí, esto se consigue durante un periodo muy corto de tiempo y tendría que usarse el aceite de cannabis cada tres horas para conseguir un efecto continuo.

Alivia el dolor.

Funciona inhibiendo la transmisión neural en la transmisión del dolor. Vamos, en definitiva, que ayuda a reducir el dolor crónico y las inflamaciones gracias a que incide en las neuronas que provocan el dolor. Lo suelen usar muchos pacientes que reciben quimioterapia y aquellos que sufren fibromialgia.

Ayuda a tu corazón.

De hecho, un estudio asegura que previene las enfermedades cardiovasculares. Lo hace reduciendo la presión arterial y mejorando la circulación de la sangre.

Protege la piel.

Le da un aspecto más joven y luminoso. Por ello, se trata para la piel seca y el acné. Además, con solo unas gotas, se pueden frenar los signos del envejecimiento como las manchas o las arrugas.

aceite esencial de cannabis

Consideraciones finales

¿Ves? Te lo habíamos dicho. El aceite de cannabis tiene bastantes beneficios para el organismo.

El problema principal es que también es muy adictivo y que su uso no es legal.

Por ello, debes ir con especial cuidado y conocer perfectamente quien te lo está suministrando. Si te decides a conseguirlo, empieza por dosis súper pequeñas para comprobar cuál es el efecto que tiene sobre ti.

Y por supuesto, ¡ve con mucho cuidado!