Saltar al contenido

Aceite de sésamo sus propiedades y usos

aceite de sesamo

El aceite de sésamo, tambien conocido como ajonjoli es, posiblemente, uno de los aceites naturales menos conocido que existe. Y se obtiene de las semillas que le da su nombre, las semillas de sésamo.

Eso sí, con las propiedades y beneficios que te vamos a contar en este artículo estamos seguros de que pasará a ser un vip en tu dieta.

Este aceite es rico en omega 3 y omega 6, unos ácidos grasos muy beneficiosos e indispensables para tu salud.

¿Quieres descubrir el aceite de sésamo con nosotros?

semillas de sesamo

Descubre todos los beneficios de este aceite

Aunque en el continente asiático están disfrutando de él desde hace siglos, parece que en Europa ha tardado un poco más en llegar.

Pero, cada vez más son las personas que se vuelven adictas a este aceite vegetal que combina de forma perfecta en nuestra dieta. Ahora verás.

Te presentamos todas sus propiedades para acabarte de convencer. ¡Apunta!

propiedades del aceite sésamo

Propiedades del Aceite de Sésamo

Beneficios para el cerebro. Atento. Contiene cinc, hierro y magnesio. Todo lo que tu cuerpo necesita para funcionar perfectamente. Ya sabes que el magnesio es súper importante para combatir el cansancio y ayudar a que nuestros músculos no se debiliten. Pero, espera, eso no es todo.

Además tiene un gran aporte en vitamina E que ayuda a nuestra memoria y favorece la salud cerebral.

Protege nuestro corazón. Sin duda es uno de los beneficios más importantes del aceite de sésamo. Ayuda a reducir el colesterol e impide que la grasa se quede en nuestras arterias.

Potente antiinflamatorio. Si sufres artrosis, artritis, calambres, esguinces, o tendinitis, el sésamo es perfecto. Pero no solo para ello, también para dolores de oído. Sí, has leído bien. Como antiinflamatorio es perfecto.

Rico en calcio. Si tienes problemas en tus huesos el aceite de sésamo puede convertirse en un aliado perfecto ya que sus semillas aportan una gran cantidad de calcio.

Antioxidante. Sí, evita el envejecimiento prematuro de tu piel y de tu organismo. Es perfecto para combatir las enfermedades degenerativas.

Mejora tu piel. Hidrata las pieles muy secas y es perfecto para las arrugas. Además, da firmeza a tu piel así que lo puedes usar para la celulitis también. ¡Ah! También lo puedes usar después del sol.

Efecto relajante. Aunque no lo creas, el aceite de sésamo también te ayuda a controlar tu respiración. Maneja el estrés y la ansiedad y va genial para dormir ya que controla también tus fases de sueño. Si sufres insomnio te será de gran ayuda.

Perfecto en la menopausia. Es una alternativa a los medicamentos con estrógenos. Con este remedio natural te olvidas de los posibles efectos secundarios y contraindicaciones. De este modo podrás combatir los síntomas como los sofocos.

como tomar el aceite de sesamo

Cómo tomar el aceite de sésamo y usarlo para el cuerpo

Cada vez  son más las personas que optan por incluir el aceite de sésamo en sus platos de cocina. Su uso es muy similar al del aceite de oliva. Eso sí, con dos cucharadas al día es más que suficiente.

Si lo quieres usar como aceite natural para el cuerpo, bastará con hacerte masajes en la zona que desees. Por ejemplo, si se trata de una inflamación, humedece la zona con el aceite y masaje de forma circular durante quince minutos.

Notarás un alivio casi inmediato.

Donde comprar este aceite

Por cierto, el aceite de sésamo, aunque no lo creas, es muy fácil de encontrar. Podrás hacerte con un frasco en cualquier herboristería o, incluso, en las grandes superficies de supermercados.

También tienes la opción de la compra online, puedes encontrar varias posibilidades de compra en internet, para facilitarte el trabajo, aquí te dejamos unas opciones de compra a muy buen precio.

Conclusiones sobre el sésamo

Como puedes ver, sus beneficios son más que notables y es una opción muy a tener en cuenta para incluir en tu dieta y el cuidado del cuerpo.

Así que, al no tener apenas contraindicaciones, puedes empezar hoy mismo a descubrir todas sus ventajas. ¿Nos vas contando que tal te ha ido?